Esta web utiliza cookies propias y de terceros (estadísticas anónimas de visitas). Si continúas navegando, entiendo que  aceptas el uso que se hace de ellas.

 

En este artículo revisaremos algunas de las aplicaciones on-line y programas de ordenador más populares para la creación de mapas conceptuales.

Si no has leído el artículo obre los fundamentos y los usos posibles de los mapas conceptuales para el escritor, te animo a que lo hagas ahora. Básicamente, cualquier aplicación de gráficos nos vale si permite dibujar rectángulos (u otras figuras) con texto dentro y si estos rectángulos se pueden conectar entre sí con líneas o flechas.

La siguiente no pretende ser una lista exhaustiva del software disponible, ni mucho menos. Tan solo es un vistazo a algunas de las aplicaciones que he usado o, al menos, he dedicado algo de atención.

 

Herramientas on-line

 

 1. Google Drive

Si dispones de almacenamiento en Google Drive, tienes acceso a una serie de herramientas muy interesantes que funcionan dentro del propio navegador de Internet: un procesador de texto, una hoja de cálculo, presentaciones y un largo etcétera de aplicaciones integradas o que se le pueden añadir. Las que aquí nos interesan son tres: Dibujos de Google, Draw.io y RealtimeBoard, aunque seguramente haya muchas más muy parecidas.

 

 Dibujos de Google

Es una aplicación integrada por defecto en Google Drive. Se accede a ella pulsando NUEVO. Se desplegará una lista. Nos desplazamos hasta el elemento Más. Se desplegará una segunda lista en la que ya aparece Dibujos de Google. Se abrirá la aplicación en una nueva pestaña del navegador y ya podremos ponernos manos a la obra con nuestro mapa conceptual.

La aplicación es intuitiva y sencilla de usar. Podemos crear diagramas de todo tipo. Para lo que nos interesa, bastará con dibujar rectángulos y unirlos con líneas. Haciendo doble clic en los rectángunos (o en cualquier otra forma que elijamos) podemos introducir texto en ellos.

Los mapas así creados se pueden guardar en nuestro Google Drive. Una cualidad importante de esta aplicación es que va guardando los cambios automáticamente.

 

Draw.io

En realidad se trata de una aplicación externa a Google, pero que solicita integración con Drive. Si se le otorga, podremos guardar los mapas en nuestro Drive en formato html. De hecho, se van guardando automáticamente mientras trabajamos, igual que hacía Dibujos de Google.

Para lo que nos interesa tiene una ventaja sobre Dibujos de Google: cuando dibujamos un rectángulo u otra figura cualquiera y dejamos el puntero encima, se "ilumina" y aparecen en el contorno de la figura unos conectores. Si arrastramos uno de ellos hacia otra figura, se crea automáticamente una flecha que une ambas figuras.

 

 

 

 

RealtimeBoard

Como con las dos aplicaciones anteriores, se accede a RealtimeBoard por medio del menú NUEVO > Más, o bien entrando en la web de RealtimeBoard. En realidad se trata de una "pizarra blanca" en la que podremos crear una gran cantidad de diagramas distintos, pegar notas adhesivas, insertar tablas, gráficos, archivos multimedia y mucho más. Es una aplicación pensada para trabajo colaborativo en la nube. Las "pizarras" se pueden hacer públicas o compartir con otros usuarios para que las completen o las modifiquen.

Lo que aquí nos interesa es que se puede abrir sin usar ninguna de las numerosas plantillas disponibles y, entonces, contaremos con una superficie en blanco para dibujar rectángulos con texto y flechas que los unan. Los mapas resultantes se van guardando en nuestro Google Drive de forma automática.

Por desgracia, RealtimeBoard solo nos permite crear tres pizarras simultáneas. Llegado este límite, te propondrán una cuenta premium de pago. Pero esas tres pizarras se pueden usar una y otra vez, o también podemos borrar una que ya no necesitemos y crear otra en su lugar, siempre que no superemos los 100 Mb de espacio que nos dan.

 

2. Otras aplicaciones on-line 

Suelen ser de pago o con versión gratuita con limitaciones, previo registro.

 

Aplicaciones de ordenador

 

Desarrollado por el Institute for Human & Machine Cognition (IHMC), en el equipo encargado de su desarrollo se encuentra el propio padre de los mapas conceptuales, el investigador Joseph D. Novak. Sus principales características son:

  • Es gratuito para uso individual e insititucional.
  • Permite crear mapas conceptuales de todo tipo y establecer todas las relaciones entre nodos que sean necesarias.
  • Los mapas pueden exportarse en diversos formatos, como PDF, imagen, gráfico vectorial, etc.
  • Permite integrar archivos de texto y multimedia en los nodos.
  • Permite trabajo colaborativo en la nube.
  • Disponible para Windows, OS X, iPad y Linux.

La única desventaja que le veo es que, al ceñirse muy ortodoxamente a la teoría de los mapas conceptuales, las líneas de enlace entre cajas o nodos obligatoriamente tienen que llevar un rótulo. Es cierto que el rótulo puede dejarse en blanco, pero entonces la linea aparece discontinua. Por lo demás, una gran herramienta.

CmapTools puede descargarse aquí tras rellenar un pequeño formulario con tu nombre, tu país y el uso que piensas darles a tus mapas (individual, institucional, educativo, etc.).

 

 

LibreOffice Draw

Es parte de la suite ofimática LibreOffice. Su funcionamiento es similar al de Dibujos de Google. LibreOffice es un proyecto de la organización sin fines de lucro The Document Foundation.

Es gratuito y está disponible para Windows, Linux y Mac OS X. Su principal propósito no es el de crear mapas conceptuales sino una gran variedad de diagramas, pero su facilidad de uso nos viene perfecta para lo que nos interesa.

Puedes descargar la versión estable aquí.

 

 

 

 

 

 

 

VUE

Otra gran aplicación disponible para Windows, Linux y Mac OS X. Es software open source bajo la licencia Education Community License V2. Puede descargarse aquí (requiere registro).

 

Scapple

He dejado para el final mi aplicación favorita para la creación de mapas conceptuales. Desarrollada por Literature & Latte, los creadores del prestigioso programa Scrivener para la escritura de novelas y ensayos, su facilidad de uso y su elegancia la hacen, para mí, perfecta para su uso en escritura creativa. 

Está disponible para Windows y Mac OS X. Su principal inconveniente es que es de pago (al cambio y con IVA queda en unos 20 euros), pero a mi juicio merece la pena la inversión. Antes de decidir si la quieres comprar, puedes descargarte una versión de prueba completamente funcional que te permite abrir el programa hasta 30 veces. No pierdes nada por probarla y puedes ganar mucho. La forma de adquirirlo es instalar la versión de prueba y luego adquirir la licencia para acticar la versión de pago.

Se echan en falta, sin embargo, versiones para Linux, iPad y Android.

Una característica que cabe mencionar es la integración entre Scapple y Scrivener. Lo normal es usar Scapple para delinear hacia dónde queremos ir en los primeros estadios de nuestra novela, y una vez que lo sabemos, pueden arrastrarse las notas desde nuestro mapa conceptual hasta el archivador de Scrivener, o podemos guardar el mapa en formato PDF e importarlo en Scrivener. Pero todo esto es algo a lo que merece la pena dedicar un futuro artículo.