Esta web utiliza cookies propias y de terceros (estadísticas anónimas de visitas). Si continúas navegando, entiendo que  aceptas el uso que se hace de ellas.

bloques construcción

LAS 22 REGLAS DE PIXAR (QUE NO SON DE PIXAR EN REALIDAD), ANALIZADAS

Por Stephan Vladimir Bugaj.

Regla 20

Ejercicio: toma los ladrillos de una historia que no te gusta. ¿Cómo los reorganizarías para hacer algo que SÍ te guste?

Este es un gran ejercicio que yo hago todo el tiempo, a menudo en sesiones de grupo con el equipo de rodaje con el que he venido trabajando durante los últimos tres años, con el propósito de perfeccionar las habilidades de análisis general de las historias y de identificación de problemas.

No es una regla o un consejo específico para definir tu propio enfoque de trabajo, o para resolver un problema creativo común, sino que es un ejercicio divertido e informativo para hacer siempre que veas una película “mala”.

Analizar una película que no te gusta y tratar de arreglarla te hace darte cuenta de lo que te gusta y de lo que no acerca de la historia, de lo que funciona y de lo que no funciona para ti, y de cómo identificas esos problemas.

Es un gran ejercicio porque te hace pensar en la edición, que es algo sobre lo que muchos escritores y directores no piensan lo suficiente. (Sin embargo, francamente, los escritores no deberían pensar en ella en absoluto hasta haber escrito el primer borrador que contenga todas las ideas, de modo que haya algo con lo que trabajar al editar).

Averiguar qué es lo que funciona y lo que no, y pensar qué hay que eliminar, reorganizar o añadir para resolver los problemas y mejorar el drama es una habilidad absolutamente esencial en el cine.

Otro gran beneficio de este ejercicio es que al tratar de identificar los problemas de la película de otra persona empiezas a darte cuenta de lo difícil que puede llegar a ser encontrar soluciones, lo cual te enseñará paciencia cuando se trate de analizar y arreglar tus propias historias.

Pero hay muchos otros ejercicios de elaboración de historias y de escritura igualmente útiles que te hacen pensar en otros aspectos desatendidos del arte. Sería una lástima limitarse a este solo, así aquí van algunos ejercicios más, divertidos y útiles, que te ayudarán a refinar tu habilidad para crear historias:

  • Abre el periódico y escribe acerca del primer artículo que encuentres. ¿Qué elementos del artículo original que te llamaron la atención cuando eran reales tuviste que modificar para hacer que la ficción dramática funcionase?
  • Toma una película que te guste, estudia una escena entre tus dos personajes preferidos y luego escribe una escena completamente distinta entre esos dos personajes. Para encontrar la “voz” de cada personaje, ¿cuánta atención tuviste que prestar a la elección de las palabras, a la cadencia y al tono, por contraste con el punto de vista y la personalidad?
  • Escribe todo lo que creas que sabes de tu personaje preferido de tu película favorita. Luego mírala y ve dónde averiguaste esa información: ¿cuánta hay en el set-up, cuánta se dice explícitamente en el diálogo más tarde y cuánta has inferido a partir de la acción y de haber “leído entre líneas” en los diálogos?
  • Toma una película que te guste e intenta mejorarla. ¿Qué cosas no te gustan, aunque perdonas, que dada la oportunidad eliminarías o mejorarías? Más importante aún, ¿hay algo que te gusta que podría cortarse o reelaborarse para mejorar la historia?
  • Para la película más o menos a los quince minutos de empezar y anota todas las cosas que veas como negativas acerca del personaje principal ¿Se resuelven haciéndose positivas hacia el final del film? Si no, ¿te costó trabajo disfrutar de la película? Y si no, ¿por qué?
  • Toma una película que te guste y rediséñala desde el punto de vista de otro personaje. ¿Qué cambió y qué no? ¿Cuánto del nuevo punto de vista del personaje existía en el original y cuánto tuviste que inventarte? ¿Qué hiciste con el protagonista original?

El de la regla veinte y los otros que sugiero más arriba son algunos de los mejores ejercicios que conllevan el analizar el trabajo de otra persona.

Hay toneladas de otros ejercicios literarios por ahí también. No solo analíticos, sino también varios ejercicios preparatorios que implican el explorar tus propios personajes y tu mundo con el objeto de prepararte para el primer borrador y sus revisiones.

Puedes encontrar más ejercicios en diversos libros y páginas web.


Artículo anterior: Análisis de las "reglas de Pixar" nº 19.

Artículo siguiente: Análisis de las "reglas de Pixar" nº 21.