Esta web utiliza cookies propias y de terceros (estadísticas anónimas de visitas). Si continúas navegando, entiendo que  aceptas el uso que se hace de ellas.

LAS 22 REGLAS DE PIXAR (QUE NO SON DE PIXAR EN REALIDAD), ANALIZADAS

Por Stephan Vladimir Bugaj.

Regla 17
Ningún trabajo es una pérdida de tiempo. Si no funciona, abandónalo y sigue adelante. Volverá más tarde siendo útil.

Este es un gran consejo motivacional. Podría parecer escueto, pero ignóralo bajo tu propia responsabilidad. La incapacidad de abandonar algo ha hecho que muchos artistas nunca progresen.

Sin embargo, también hay un poco de pensamiento del tipo “sueño del artista” que se ha colado en la formulación de la regla, aunque no es culpa de quien la da (a todos nos pasa). Lo analizaré para que puedas considerar este consejo con “el espíritu del texto, no con la letra muerta”.

El trabajo nunca es una pérdida de tiempo porque para encontrar las ideas apropiadas para tu historia tienes que ponerlas a prueba sobre la página y después refinarlas, quitarles lo superfluo y aumentarlas.

Como ya se ha comentado antes en esta serie, las mejores ideas vienen de probar las que sea que se estimen correctas en el momento y después ver si funcionan, no de probar lo primero que creas que va a funcionar y después aferrarte a eso para siempre.

Parafraseando la famosa cita específica de la escritura, para que sea aplicable a todas las fases de todas las artes:

Toda visión es revisión.

Es más, el practicar tu arte, sea escritura u otro, es experiencia.

Y la experiencia no viene de hacerlo bien siempre (o de creer que lo estás haciendo bien siempre). La experiencia viene de aprender a identificar cuándo algo que estás haciendo no está funcionando, encontrar las causas y poner a prueba otras opciones para resolver el problema.

Es absolutamente necesario que aprendas a averiguar qué no está funcionando, abandonarlo y seguir adelante. Y debes abandonarlo incluso aunque no necesariamente regrese con el tiempo para ser útil más tarde.

Mentirte a ti mismo sobre lo que significa abandonar, cosa que muchos artistas están inclinados a hacer, no es de mucha ayuda. Puede conducirte a perderte en pensamientos sobre cuándo y dónde va a regresar para ser útil esa idea favorita descartada. Puede que nunca lo haga.

Mantener la esperanza de que todas las ideas son buenas si puedes encontrar su sitio correcto es una pérdida de tiempo. Si la idea es la correcta para otra sección de la obra, o algún manuscrito futuro, o incluso para otra historia distinta, ya pensarás en eso entonces.

Aun sin llegar a ser útil jamás en ninguna otra parte, sigue sin ser trabajo malgastado. Era algo que necesitabas probar para encontrar lo que era correcto y no hay vergüenza ni pérdida de tiempo en eso.

Por supuesto, muchos artistas mantienen una papelera de reciclaje de ideas descartadas (o “postergadas”). Yo lo hago. Pero el truco es abordar del modo correcto lo que piensas acerca del contenido de esa papelera. Son tan solo retales que pueden ser útiles o inspiradores en algún momento en que estés atascado o repitiéndote.

No debería haber ningún mandato autoimpuesto en el sentido de tener que usar esas ideas “algún día”, ni sentimiento de haber malgastado tu tiempo creándolas si nunca abandonan la papelera. Algunas cosas simplemente no están destinadas a existir.

Mantén las ideas fluyendo y no te preocupes por lo que acabe en la papelera. Si regresa o no para ser útil en algún momento, aun así sigues siendo un artista mejor por haber pasado por el proceso de haberlo creado.

Artículo anterior: Análisis de las "reglas de Pixar" nº 16.

Artículo siguiente: Análisis de las "reglas de Pixar" nº 18.