Esta web utiliza cookies propias y de terceros (estadísticas anónimas de visitas). Si continúas navegando, entiendo que  aceptas el uso que se hace de ellas.

LAS 22 REGLAS DE PIXAR (QUE NO SON DE PIXAR EN REALIDAD), ANALIZADAS

Por Stephan Vladimir Bugaj.

Regla 7

Elabora tu final antes de resolver la parte central. En serio. Los finales son difíciles, así que escribe el tuyo por adelantado.

Como ya mencioné en el análisis del punto 3, estoy de acuerdo con esto por completo. De hecho, yo voy más allá: deberías elaborar tu final incluso antes de idear tu comienzo.

El tener tu final ideado de antemano te da una meta en dirección hacia la cual escribir. Es mucho más fácil resolver el cómo llegar hasta el final si sabes dónde está. La manera más eficiente de abordar la tarea de estructurar una historia es:

  • Empezar con un concepto dramático básico, el cual necesariamente tiene un set-up y un pay-off (es decir, un comienzo y un final).
  • Idear los detalles del final: la resolución de todos los conflictos y las respuestas a todas las preguntas. Esto significa saber quién es, emocionalmente, el protagonista al final de la historia, cómo se ha resuelto el conflicto central y qué significa eso en términos de planteamiento temático / apuestas filosóficas.
  • Idear el inicio: el set-up del conflicto y el planteamiento de todas las preguntas. Establecer quién es el protagonista al comienzo, qué es lo que está en juego en términos físicos (trama), de personajes (emocionales) y temáticos (filosóficos), y cuál es el conflicto central que ilustra esos elementos.
  • Desarrolla la parte media como un arco entre esos dos puntos.

Probablemente, algunos de vosotros estaréis pensando "pero eso es muy rígido, no puedo hacer eso, mis ideas simplemente me vienen". Las mías también. Esa es la fase de "empezar con un concepto básico". (Y un millón de fases intermedias de "acabo de tener una gran idea. ¡Voy a probarla!").

Pero una vez que tienes un concepto básico aún tienes que estructurar la historia. Porque incluso si te viene en un flash una historia entera, de principio a fin, sigue siendo un concepto básico. Aún hay trabajo por hacer para convertirla en una historia acabada. Y el pensar su estructura con detenimiento de la manera sugerida (una vez que hayas puesto por escrito el flash de intuición) es una buena forma de ahorrarte un montón de dolores de cabeza más adelante.

Esta aproximación también es una buena manera de repensar tu historia antes de cada ronda de reescritura.

¿Cómo ha cambiado el concepto básico? Muy bien, ¿sigue funcionando el final? Si no, ¿cómo el hecho de cambiarlo modifica el resto de la historia? Y así sucesivamente, para el principio y el medio, hasta que hayas pensado a fondo los cambios más a grandes rasgos antes de sumergirte en los detalles.

Si siempre te tomas tu tiempo para decidir realmente adónde vas, siempre encontrarás una manera de llegar hasta allá. Puede no ser el camino correcto la primera vez que lo intentes y puede que llegues allí y te encuentres con que tendrías que estar en otro lugar, pero para eso están el repensar y las reescrituras.

Artículo anterior: Análisis de las "reglas de Pixar" nº 6.

Artículo siguiente: Análisis de las "reglas de Pixar" nº 8.